Encuesta de autobús // Por: José Dionisio Solórzano @jdsolorzano

Opinion

Desde Alta Mar-. Iniciaba mi día con una larga espera en una de las tantas paradas de Puerto La Cruz. Luego de una encarnecida lucha por entrar en la unidad colectiva de los años setenta, esta empezó a moverse sentido PLC-Barcelona.

Como es de esperarse en un país tan dominado por la política, velozmente empezaron a escucharse los comentarios con relación a la situación que vive la nación.

Un usuario del autobús de algunos 50 años de edad, quien llevaba una rudimentaria típica de aquellos que trabajan en obras de ingeniería y albañilería expresó, cuando pasábamos frente al centro de expendio de alimentos llamado Bicentenario y ver la fila gigantesca de personas que lo circundaba, que: “así nos quiere el Gobierno haciendo colas y muertos de hambre”. 

Justo allí inició el festival de opiniones. De un total de alrededor de 43 personas que estaban entre sentadas y de pie en el bus, pudimos cotejar una de las infinitas encuestas de calle.

De los 43 pasajeros un total de 31 manifestaron con palabras o gestos su apoyo al comentario del trabajador. De las 12 restantes apenas uno digo algún comentario con respecto a la “guerra económica” o de la supuesta culpabilidad de los empresarios en el gran problema de la escasez.

La crítica contra el régimen de Nicolás Maduro fue abrumadora. “Cuándo en la vida se había hecho cola para comprar pañales o un paquete de harina. Nunca” atinó a decir una señora que dos puestos más adelante se unía a la sinfonía de quejas que se oían en el autobús.

En una segunda oportunidad, en otra de las grandes concentraciones humanas de pasajeros que se trasladan desde Barcelona para Puerto La Cruz, un usuario que viajaba en un colectivo que pasaba al frente de nosotros, con personas hasta arriba del techo, gritó a quienes estaban en la parada: “Viva Maduro”… Lo que motivó la respuesta de uno  de los que hacían fila para irse: “Métetelo por el cu…”. 

En una tercera ocasión, al bajar de la zona de expansión del eje San Diego-El Rincón en una unidad de transporte público que me dirigía al centro de Puerto La Cruz, escuché cuando una morenaza de canilla larga y batata gruesa, de tez bien oscura y nariz perfilada, justamente esa combinación que hace de las venezolanas las mujeres más bellas del mundo, decir, al ver una cola infinita de personas que bien tempranito esperaban por acceder al Pdval de la avenida Alterna, que: “Mal… sea Maduro y toda esa gente, yo soy pobre pero me niego a ser humillada haciendo esa cola para comprar dos paqueticos de azúcar y un pollo flaco”.

En Guanta igualmente presencié como los venezolanos se refieren con desdén y antipatía hacia  la figura presidencial. “Qué carrizo vamos hacer si nos regalan una nevera si no tenemos que comida guardar en ella”.

Una doña que debía estar rondando los 70 y tantos años indicó “fin de mundo hijo, esto no lo aguanta nadie. Esta gente tienen que perder las próximas elecciones”.

Según la encuesta de oído, claro sin ninguna basa científica pero si con bastante sabor a pueblo, demuestra que las elecciones parlamentarias en la zona Norte de Anzoátegui serán un total éxito para las fuerzas que encarnan la oposición democrática.

La Unidad se impondrá con facilidad, a pesar de todo lo que se inventen desde el Gobierno. El 6D los venezolanos votarán por un “cambio” porque es lo que quieren y aspiran.

¡A Votar!